Pagina en construcción desde 1975...más o menos.

27.4.11

I hope no one asks me how I am

La nueva táctica de Gutierrez en cuanto a conquistas parece infalible.
Tan solo tuvo que conseguir información vital acerca de la mujer que ama.
El primer paso fue averiguar de quien esta enamorada.
Fue fácil, es de uno de esos actores de las películas de acción y/o romance.
Alto, bronceado, musculoso, sonrisa impecable, cuenta bancaria abundante.
Gutierrez bien podría ser su súper enemigo o némesis.
Ya que tiene todas las características opuestas.
Pero eso no le importo.
E ideo un plan perfecto para acercarse a ella.
Cierta tarde la encontró en la plaza.
Ella corría las palomas con la esperanza de poder patear alguna.

Entonces él le dijo:
- Hola, soy ese actor del cual usted esta enamorada. Por cuestiones de privacidad mi nombre es otro, al igual que mi rostro, mis modales, mis conocimientos, mi abultada cuenta bancaria, mi estatura, mi aliento, mi situación geográfica, mis gustos culinarios, mi alma, mi integridad moral, mis perspectivas, mi familia y parientes, mis mascotas ya fallecidas y las que aun viven...por favor no me pida datos acerca de mi vida pasada ya que fingiré total desconocimiento o bien, negare todo. -

Ella se dio vuelta y le pego una certera patada en la nuca a una paloma que estaba semi dormida.
Gutierrez sabio y precavido tomo esto como una señal y huyo velozmente por las sombras pensando:
- Bueno, otra vez sera. -

12.4.11

rhythms that got into my blood & made my bones dance


Aun viajando en el monopatin, rompiendo la barrera del sonido y otras cosas como espejos de autos estacionados en doble fila y carteles publicitarios, Gutierrez no deja de pensar todo el tiempo en toda la gente que lo estará extrañando y anhelando su regreso triunfal.









Y en los motivos que le dio a la gente para lograr que lo extrañe...que no son muchos ahora que lo piensa.

Por ejemplo...una vez arreglo una cortina en la casa de su madre
Otra vez colgó un cuadro bastante torcido en la casa de una novia
Cientos de veces imagino que la chica del kiosco de revistas de la esquina era su novia y vivían juntos y felices.
Una mañana acaricio un perro que el día anterior lo había mordido, en clara señal de perdón
De casualidad logro que el televisor de su tía Leslie recupere la imagen al tropezar con el cable
Una vez en la panadería, le aviso al panadero que le estaba dando dos o tres pancitos de más
Cierto día despego un chicle derretido por el sol de la vereda de la vieja de al lado

Todos pequeños detalles insignificantes, sin jugarse mucho por nada o por nadie.
Creo que sin que Gutierrez lo sepa, la idea de ser casi invisible lo hace invencible.



Archivo del Blog

Leve info (descafeinada)

Se produjo un error en este gadget.
Fundación Copyleft