Pagina en construcción desde 1975...más o menos.

30.9.06


Gutierrez es conciente de la causa de sus males.

El cine, toda la culpa es del cine con el cual crecio acompañando sus años de adolescencia
Cientos y cientos de peliculas en las cuales nuestro protagonista a pesar de:

* Vivir en un pueblo alejado de la capital en el cual no hay electricidad
* Ser un hombre lobo
* Estar solamente interesado en el ajedrez
* Mantener a su familia trabajando en la carpintería del abuelo
* Bailar ballet toda la noche en la fabrica abandonada
* Pasar dias y dias encerrado en el sotano de su casa creando un robot para jugar al TEG
* Ser ciego sordo y mudo, y sin embargo ser un musico destacado y habilidoso repostero
* Su mejor amigo es su pato, que lleva incluso a la escuela
* Solo escuchar musica gospel

Y de todas maneras se quedaba con la chica mas linda.

Gutierrez después de mucho tiempo se dio cuenta que no era asì.
Y ahora no mira mucho cine…si alguna vez tiene ganas de ver una película, alquilara una de cine polaco o finlandes en la cual el protagonista vive con su abuela, trabaja de cinco de la mañana a once de la noche en el establo que construyo èl mismo, y cuando por fin junta ahorros para comprarse la radio de transmisores AM que tanto desea, muere por la picadura de una hormiga.

Y le gusta mucho una de Finlandia llamada "El hombre sin pasado".

26.9.06


El abuelo del Sr. Gutierrez cumple años hoy. O mañana, o ya cumplió.
Nadie sabe la fecha exacta, pero es en la época del año cuando las señoras mayores empiezan a regar los jardines de noche.
A decir verdad…tampoco nadie sabe cuantos años cumple, pero él asegura haber presenciado la creación de seis de las siete maravillas del mundo.
Gutierrez sabe que es un tanto complicado regalarle algo a una persona con tantas historias y aventuras.
Entonces recuerda que en varias ocasiones su abuelo contó la historia acerca de una radio que extravió en el bosque hace unos 76 años aproximadamente y jamás pudo encontrarla.
Gutierrez se adentra en el bosque con el único objetivo de encontrar la radio y hacer feliz a su abuelo.
Situado en el medio del bosque, Gutierrez pide silencio a:
· Tres ardillitas cantoras
· Cuatro musarañas expertas en informática
· Siete orugas con problemas de miopía
· Dos coatis fanáticos de los X-Files.
· Cinco conejitos que cuentan chistes picaros
· Ocho tortugas que practican lucha greco romana
· Seis osos con problemas de sinusitis
· Ciento setenta y nueve hormiguitas adictas a la cafeína
· Un hipopótamo pigmeo que no cae en el vértigo informativo del día a día y le gustaría ser relator de CNN

Y cuando logro un silencio total en el bosque (a pesar de algunas risitas de las musarañas por los chistes de los conejitos)…Gutierrez pudo escuchar la radio que su abuelo había extraviado hace unos 76 aproximadamente, en la cual aun se escuchaba el programa: “Aprenda carpintería y repostería alemana en tiempo record”

23.9.06


.... y mis amigos del pantano hemos perdido las ganas de vivir.
Nuestros pies ya se confunden con las raices de los arboles, respiramos fuego y jamàs emitimos sonido alguno.
Somos hombres ciegos de mirar al sol, ninguno de nosotros tiene conciencia del tiempo, ni de los dias pasados o por venir.
No tenemos miedo de sangrar por heridas del pasado, porque sabemos que el cielo no existe.
Estamos esperando caer en un sueño eterno y sanador alguna vez
Vacio corre en nuestras venas y humo en mi respiración.
Somos Buffalos

La leyenda cuenta que no siempre fueron asì, los constantes desamorios...el haber dejado escapar a la mujer perfecta una y mil veces y saber que no hay otra opcion màs intentar llorar en vano, transformaron a estas personas en lo que son hoy.


Sin embargo ciertas noches se reunen a beber tè y a recordar en silencio y con una sonrisa sus dias felices.

20.9.06

Tras haber logrado un cierto reconocimiento en el circuito local de karaoke, el Sr. Gutierrez decide que es hora de tomarse un merecido descanso por semejante logro artístico basado en canciones que no son de su autoría.
No solo eso, piensa también en cambiar su aparato de televisión por uno nuevo a colores. La intriga fue mas fuerte, de que color son los pitufos?
Entonces compra uno de 29 pulgadas , con control remoto y escucha con atención todo lo que le dice el vendedor para convencerlo, se ríe por dentro ya que sabe que ya tiene decidido comprarlo, pero igual pone muchísima atención como si de eso dependiera su vida o la de alguien que le importara.
Llega a su casa emocionado con su televisor nuevo y lo sitúa donde estaba el viejo aparato.
En la ventana mas iluminada de la casa, y mirando a la vereda.
Gutierrez se divierte observando las reacciones de la gente que pasa caminando y anota:
Un borrador de amor



· 16:45, un señor medio pelado de bigote abundante se ríe con un comercial de helados.
· 09:14, dos señoras que vuelven de la despensa, descansan mientras miran un programa de cocina.
· 13:28, la chica que me gusta se emociona con un documental de animales, creo que son hipopótamos o elefantes.
· 14:30, dos nenitos se sientan en la vereda sin darle mayor importancia a la gente a su alrededor a mirar sus dibujos preferidos.
· 14:31, yo me siento con dos nenitos en la vereda sin darle mayor importancia a la gente a mi alrededor, me merezco un descanso.

11.9.06


Shhh.
Sigo aquí dentro del armario, por eso no puedo levantar la voz

La soledad me deja mucho tiempo para recordar como era mi vida.
Estoy seguro que tenia un amor, algo que me impulsaba
Me acuerdo que en primavera estornudaba con los primeros rayos de sol y esa cosa amarilla que se desprendia de las flores.
En invierno disfrutaba mucho de los cliches de esa estacion, una taza de chocolate caliente, dos pares de media, y maratón de películas un viernes por la noche.
Un otoño llegue a contar 23 colores diferentes en las hojas de los arboles del parque.
En verano juntaba caracoles en la playa sin ningun motivo aparente
Y cuando era pequeño no miraba “Heidi”, ya que era bastante varoncito.

Tampoco mi vida era tan divertida allà afuera, recuerdo una vez que estuve tres dias con 40º de fiebre y haciendo zapping en un televisor sin cable.

5.9.06


Como me cuesta recordar mi nacimiento y vida en general.
No así mis dias de muerto.
Siempre fui tan distraído que incluso cuando llevaba mas de diez años muertos seguía con mi rutina diaria, creyendo estar vivo.

Por ejemplo los fines de semana eran las visitas obligadas a la casa de mis padres.

Jamás almorzábamos o cenábamos juntos, dependía mucho del programa de televisión, eso también por suerte evitaba toda clase de charlas incomodas (preguntas sobre mi estado civil, y que pensaba hacer con mi vida)

Luego ellos tomaban café y yo iba en busca de un té dedicándole mas tiempo a la preparación que a otra cosa.

Mientras prendían o subían la temperatura de los calefactores yo salía afuera a tomar un poco de frió.

Mas tarde llegaban algunos invitados y yo como siempre prefería hacerme a un costado. Nunca me gusto el protagonismo involuntario.

Entonces tratando de no molestar ni de interrumpir ninguna conversación, desde la puerta hacia el ademán de acercarme el teléfono al oído para indicar que mas tarde llamaría…eso es algo que nunca hice y nunca me reclamaron tampoco.

No estoy seguro de haber estado vivo alguna vez ahora que lo pienso.

1.9.06


Mientras tanto en la baticueva.

Robin bate unas claras a punto nieve para preparar el postre preferido de Batman.
Batman llega de una noche de arduo trabajo, ni siquiera se toma la molestia de sacar las llaves del Batimovil cuando estaciona.
Robin deja lo que esta haciendo y presuroso va en busca del botiquín.
Batman se saca las botas, las medias, el baticinturon, los guantes, la parte de arriba del traje, pero jamás la mascara.
Robin se acerca despacio y camina alrededor de él observando sus heridas con cierta excitación.
Batman sabe que lo que le espera es aún peor que la pelea que acaba de sostener con “The Ring Man” (villano que se empeña en tocar timbre y huir)
Robin se sienta en el regazo de Batman…abre el botiquín y los miedos de Batman se hacen realidad cuando lo ve sacar el Merthiolate y su aplicador a paletita.
Batman sufre a medida que Robin le aplica el Merthiolate en cada corte y raspadura…pero siente un alivio increíble cuando Robin sopla muy suavemente casi apoyando sus labios sobre las heridas, entiende por que le dicen “Chico Maravilla”
Batman y Robin se ríen juntos por que saben que Louis Lane jamás podrá curar las heridas de Superman

Archivo del Blog

Leve info (descafeinada)

Se produjo un error en este gadget.
Fundación Copyleft