Pagina en construcción desde 1975...más o menos.

26.2.08

Everywhere i go


Este es el comienzo de la historia del nenito negativo.



Nacio con el ceño fruncido.
Y solo sabia decir en voz alta y fuerte. "NO"






Los amiguitos le preguntaban:
-Te gustan los Gi JOE´s?
y él decia: NO!
-Te gusta jugar al waterpolo?
y él decia: NO!
-Te gusta comer sandia y escupir lejós las semillitas?
y él decia: NO!
-Te gusta Valentina?
y él decia: NO! (aunque por dentro se moria de ganas de decir que si)





Ahora necesito la ayuda de los lectores de esta pagina que son: Lu, Vera, mi madre, mi abuela, una vecina que se mudo, Hell y de todos los que quieran ayudar, hagan el favor de enviar a: jeremias8@yahoo.com este tuentito dibujado como tengan ganas y lo subiremos a la pagina.

19.2.08

like this burning from the inside.



Convengamos que Gutierrez no es el hombre más inteligente del mundo, pero si tiene buenas intenciones.
Y ante una declaración de amor inminente, se da cuenta que es un tanto falto de ideas para elaborar con sus propias palabras todo lo que desea expresar y por eso decide recorrer la cuidad en busca de teléfonos públicos.
Camina mirando el cielo con una pequeña bolsa colgada al hombro tratando de pasar desapercibido como siempre (a veces sucede en forma involuntaria).
Y al encontrarse con una caseta de teléfono publico, entre en ella y suavemente recoge las palabras que quedaron atrapadas dentro del aparato.
Y así va llenado su bolsa con fragmentos de conversaciones de otras personas, bienvenidas, despedidas, confesiones, alegrías, malas noticias, resultados deportivos, llamados equivocados...todo lo que encuentra lo va guardando.
Entonces al llegar a su casa, cierra la puerta con llave, baja las persianas y finalmente abre la bolsa para ver como las palabras y frases salen volando por toda la habitación, entre todas ellas escoge cuidadosamente unas cinco o seis, las mete en una pequeña jaula, les pone agua y una hoja de lechuga y espera a que crezcan sanas y fuertes para poder enviárselas a la chica que le gusta

12.2.08

what you want from me this time?


Entonces comenzare a filmar mi biografia.


Con las escenas que he repasado mil y una vez, en mil y una noches.


Para que mantengan su frescura e inocencia, he decidido no contratar ningún director famoso ni nada parecido.

Muy por el contrario, cada escena puntual tendra varios directores.

Por ejemplo, la escena de mi iniciación sexual, estara a cargo de un grupo de eunucos originarios de algún grupo de Islas de Samoa o algo parecido.
Quien mejor que ellos para describir todo lo que encierra ese momento, la inseguridad, los nervios, la poca ubicación geografica corporal, el enfrentar lo desconocido, el simular placer....


Mientras tanto me dedicare a observar como cientos de pajaros, en perfecta formación de cara al viento, han decidido combatirlo batiendo sus alas en increible sincronización a la cuenta de tres.

1
2
3

10.2.08


Día a día Gutierrez cada 45 minutos aproximadamente se encarga de morder la pierna de su novia, revolver la basura, olerle la entrepierna, dejar pelos sobre los almohadones, masticar los bordes de los libros que se encuentran en la parte baja de la biblioteca, y hacer sus necesidades basicas en cualquier lugar de la casa.

El proximo paso es traer ese cachorrito bastante feo que lo mira desde la ventana de la veterinaria cada vez que él pasa caminando.


Por su parte la novia de Gutierrez ha desarrollado su propio microclima en torno a la increible panza donde vive ahora Vera.
Y por las noches una pequeña luna llena aparece magicamente y orbita en torno a la pancita, mientras que cientos de estrellas iluminan a Vera y a toda la habitación perfectamente creando un espectaculo unico y bellisimo.

De todas formas Gutierrez siempre durmio con la luz prendida por eso del hombre lobo y no se que otra cosa.

5.2.08

We come to feel you


Confieso que me he vuelto un tanto adicto a mi biografía.

Insisto en verla una y mil veces, cuadro por cuadro, es que necesito ver si alguno de mis movimientos me delata.


La escena que tiene toda mi atención transcurre una tarde de otoño en donde todo florecía amablemente, mientras nevaba de forma apacible y unos 34º hacían que la gente dueña de los kioscos y almacenes suba el precio de dos litros de gaseosa cola a $7.50 y a todo el mundo le parecía normal.


Para ese entonces yo ofrecía mis servicios de justiciero moderno.


Pegaba carteles en las casetas telefónicas y casas de té, con mi número de celular y mi mail ofreciendo mis servicios de rescate.


-"No importa tu edad, sexo o credo, si esta en problemas no dude en llamarme (tarifas accesibles), cambio lamparitas quemadas y hago tartas de jamón y queso, defiendo al débil del poderoso y pelo cebollas sin llorar. Atención las 24 horas"


Y paseaba en mi caballo esperando que sea la hora de la puesta del sol y esperando ver quien necesitaba de mi ayuda para ser socorrido/a.


Obviamente al encontrarme con el problema que había sido llamado a resolver, mis respuestas eran siempre las mismas (con leves variaciones):


-"parece un problema personal, prefiero no meterme"
-“no traje mis herramientas, sabrá usted disculparme”
-“no no, eso es un trabajo para Aquaman o Flash”


En realidad no me interesaba en lo más mínimo rescatar o socorrer a las personas, estaba más interesado en desarrollar mi sentido de egoísmo, mil veces dejado de lado por atender la vida de los demás, dejando el desarrollo y la trama en manos de otros, estaba interesado en la salida honrosa, estaba interesado en dejar esa imagen perfecta de final feliz de hollywood en la cual el héroe resigna todo (fama fortuna y el amor de una mujer) y parte al pueblo próximo a cumplir con su trabajo, la mayoría de las veces solía alejarme simulando una escena de cámara lenta, mientras silbaba una tonada pegadiza y el sol me daba la iluminación deseada.

Incluso hubo veces en las que me olvide donde había estacionado mi caballo y yo mismo fui haciendo el ruido del galope para darle realismo a la escena.

Archivo del Blog

Leve info (descafeinada)

Se produjo un error en este gadget.
Fundación Copyleft